• 809-689-7907, 809-682-4968, 809-687-0851.

13 de enero “Día Nacional del Historiadorˮ

13 de enero “Día Nacional del Historiadorˮ

¿Qué es un historiador?

1. «El historiador es un fabricante de relatos con los que pretende representar y reconstruir el pasado a partir de objetos y demás fragmentos de la memoria social considerados como documentos».

Frank Moya Pons, historiador dominicano.

2. «Historiador implica profesionalidad en el conocimiento de la evolución de la humanidad en el tiempo a base de métodos especializados».

Roberto Cassá, historiador dominicano.

3. «Es un científico social que se consagra al estudio de la Historia. Y para dar con la verdad de los hechos y las ideas, utiliza teorías y se sujeta a procedimientos metodológicos».

Fernando Pérez Memén, historiador dominicano.

4. «Un historiador debe ser un ser humano que con sinceridad se dedica a escudriñar el pasado de sus congéneres para ver algo de la razón de por qué el presente es como es. Si además de eso, logra un método de seguir investigando otros tiempos y lugares, estará en el camino de descubrir la finalidad de la habrá descubierto también una historia duradera».

José Luis Sáez, historiador dominicano.

5. «La base de un historiador condensa la atención en el pasado, el presente y el porvenir de una época de una nación. El quehacer vital fecunda en ideas, con datos sobresalientes y de completa complejidad social, y convierte a la historia en una “normaˮ. Puede decirse que es la memoria de todos los integrantes de la sociedad; ella adopta el carácter cronológico de la vida, y por eso se pueden presentar los hechos en la variabilidad humana, casi infinita».

Wilfredo Mora, antropólogo dominican

6. «El historiador es necesariamente selectivo. La creencia en un núcleo óseo de hechos históricos existentes objetivamente y con independencia de la interpretación del historiador es una falacia absurda, pero dificilísima de desarraigar».

Edward Hallett Carr, historiador británico ¿Qué es la historia? Barcelona, Editorial Ariel, 1984, p. 16

7. «La función del historiador no es ni amar el pasado ni emanciparse de él, sino dominarlo y comprenderlo, como clave para la comprensión del presente».

Edward Hallett Carr, historiador británico ¿Qué es la historia? Barcelona, Editorial Ariel, 1984, p. 34.

8. «Antes de estudiar la historia, estúdiese el historiador (…). Antes de estudiar al historiador, estúdiese su ambiente histórico y social. El historiador, siendo él un individuo, es asimismo producto de la historia y de la sociedad; y desde este doble punto de vista tiene el estudioso de la historia que aprender a analizarle».

Edward Hallett Carr, historiador británico ¿Qué es la historia? Barcelona, Editorial Ariel, 1984, p. 58

9. «El historiador serio es aquel que reconoce el carácter históricamente condicionado de todos los valores, y no quien reclama para sus propios valores una objetividad más ala del alcance de la historia. Las convicciones que abrigamos y los puntos de referencia de que partimos en nuestros juicios son parte de la historia, y son tan susceptibles de investigación histórica como cualquier otro aspecto de la conducta humana».

Edward Hallett Carr, historiador británico ¿Qué es la historia? Barcelona, Editorial Ariel, 1984, p. 113

10. «El historiador (….), pregunta continuamente, ¿Por qué?; y mientras espera poder dar una contestación, no hay descanso para él. El gran historiador (…) es el hombre que plantea la pregunta: ¿Por qué? acerca de cosas nuevas o en contextos nuevos».

Edward Hallett Carr, historiador británico ¿Qué es la historia? Barcelona, Editorial Ariel, 1984, p. 117

11. «Así que los historiadores deben leer y deben saber qué leer; ese conocimiento, ese interés y, sí, ese apetito, no solo les enriquecerá la mente, sino que servirá de guía e inspiración a lo que escriban. En la larga y triste historia de la humanidad se ha sabido de algunos poetas y escritores geniales que leían poco. Pero ¿de buenos historiadores».

John Lukacs, historiador estadounidense. “El futuro de la Historiaˮ. Madrid, Ministerio de Cultura, 2011.p. 88)

12. «El historiador, como el novelista, cuenta una historia; la historia de un trocito del pasado; el historiador describe (más que “define”). El novelista lo tiene más fácil: puede inventarse personas que no existieron y hechos que no sucedieron. Eso no está al alance del historiador, que no puede describir ni personas ni sucesos que no existieran: debe limitarse a los hombres y mujeres que vivieron de verdad. Debe apoyarse en las pruebas de sus actos y de sus palabras aunque, como el novelista, se vea obligado a hacer ciertas conjeturas sobre lo que pensaban».

John Lukacs, historiador estadounidense. “El futuro de la Historiaˮ. Madrid, Ministerio de Cultura, 2011.p. 10

13. «El historiador, al examinar su presente, suele plantearle preguntas concretas. Trata de explicar tal o cual característica de su situación que le importa especialmente, porque su comprensión permitirá orientar la vida en la realización de un propósito concreto. Entonces, al interés general por conocer se añade un interés particular que depende de la situación concreta del historiador».

Luis Villoro, filósofo y ensayista mexicano. “El sentido de la Historiaˮ (1980).

14. «El historiador se empeña en probar que su interpretación está de acuerdo con los documentos. La verdad de la proposición conduce a la conformidad del relato con los acontecimientos. O bien se trata de una relación general, y así interviene la causalidad, mas solo con el fin de confirmar la regularidad (la estadística basta para la covariaciones en el interior de una sociedad dada; las comparaciones metódicas se imponen para los encadenamientos frecuentes o necesarios, de generalidad mayor). En otros términos, la correspondencia con los hechos permanece indispensable para todo juicio científico, puesto que constituye el principio y la garantía de verdad».

Raymond Aron, filósofo, sociólogo y politólogo francés. (1905-1983).

15. «Los historiadores no deben confundir en efecto, como han hecho muchas veces hasta ahora, la idea de mundialización con la de uniformización. Hay dos etapas en la globalización: la primera consiste en la comunicación y en vincular a las regiones y civilizaciones que se desconocían; la segunda es un fenómeno de absorción, de fusión. Hasta hoy la humanidad solo ha conocido la primera de esas dos etapas. La periodización es, por tanto, un campo mayor de investigación y reflexión para los historiadores contemporáneos. Gracias a ella se entiende la forma en que se organiza y evoluciona la humanidad, en la duración y el tiempo».

Jacques Le Goff, historiador francés. ¿“Realmente es necesario cortar la historia en rebanadasˮ? (2016).

16. «Esos historiadores que saben hacer su trabajo nos hacen vivir como si estuviéramos allí, ya digo. Escriben con la obligación de decir la verdad y de hacerlo verosímilmente. Son los suyos libros que nos instruyen. Nos gusta leerlos con la satisfacción que procura una precisa y efectiva prosa, una escritura erudita con personajes creíbles y situaciones bien reales. Los historiadores han de abordar sus asuntos como si sus lectores no tuvieran interés alguno en el objeto relatado. Deben captarlos y retenerlos. Los historiadores han de presentar sus obras como si sus destinatarios carecieran de información previa. ¿Para qué? ¿Para tomarlos por ignorantes? No, por descontado, deben hacerlo así para no dar nada por supuesto y sabido. Es decir, han de explicarse. Hay que explicarse bien, incluso requetebién, con solvencia y contundencia. Debemos tener una gran capacidad de saber lo que es un archivo, debemos saber qué hay detrás de un legajo, de un expediente; qué hay detrás de la acción y la postura, de la representación, de la actuación y de la naturalidad real o impostada».

Justo Serna, catedrático español “El pasado no existeˮ (2016).

17. «Pero el historiador debe saber comunicar, transmitir, apasionarse con lo que dice y escribe. Nada nos puede resultar indiferente. La historia no se reduce a saber de experto. Ahora bien, los historiadores no quieren que su disciplina sea confundida con la ficción, con un género literario que inventa, que fabula. Lo que en un novelista es cualidad ˗ el genio y la fantasía˗, en un historiador es una grave licencia, una arbitrariedad y hasta deshonestidad».

Justo Serna, catedrático español “El pasado no existeˮ (2016)

About the author

academiahostoria administrator

X